Home

Ser, estar y parecer

El Belmonte vive una previa y un partido a la altura de su temporada

En el mundo anglosajón, se da la circunstancia de que los verbos ser y estar significan lo mismo- el verbo To Be - y se les diferencia por el contexto de la frase. Porque ser y estar no es lo mismo.

En el lenguaje español también van de la mano ya que, junto a parecer, son los únicos verbos copulativos. Y eso es lo que será, de nuevo, el Belmonte en la tarde de hoy: copulativo. La herramienta para juntar y unir a equipo y afición en torno a un gran día y a un partidazo a la altura de la ilusión que se desprende en la provincia.

Un día que servirá para marcar diferencias entre ser y estar. Porque no hay que estar en el partido. Hay que ser parte del partido. Y del pre partido. Como ocurriese en Valencia, donde la hinchada blanca verbalizó su gran conexión con el equipo. Porque el Belmonte parece un estadio, pero hoy será una fiesta.

Con animación desde las 12h y el plato fuerte después de digerir una gran sesión de Locura Por el Alba en los aledaños del estadio, el Alba tiene que ser el de toda la temporada para seguir estando en la zona alta de la tabla. 

Y lo hará en un estadio que estará rodando el lleno pero que, a la vez, deberá serlo mientras ve a los suyos vaciarse en el verde. Desde las 16:15h, las dos escuadras que son más goleadoras de LaLiga SmartBank estarán retándose en el Carlos Belmonte en el partido más llamativo de la 32º jornada de la categoría de Plata.

El conjunto nazarí está situado en la cuarta posición de la tabla con 55 puntos, y es el equipo mas  goleador de los 22 de LaLiga SmartBank. Con ocho partidos seguidos sin perder y tras empatar en casa la pasada semana , 2-2 ante la SD Ponferradina, llegan a Albacete con la intención de vencer para aproximarse a las posiciones de ascenso directo. Un equipo que es fuerte y que está en un gran momento, por lo que parece que planteará un reto duro para los nuestros.

Pero si la plantilla albacetista ha hecho algo durante este curso ha sido superar retos duros. Y de la mano de su afición. Una derrota en los últimos trece partidos ligueros así lo atestiguan. En sexta plaza con 51 puntos, podría parecer que, conseguido el objetivo, el Alba estaría relajado, pero esta plantilla es ambiciosa como pocas y sigue con los ojos en rojo en busca de cotas altas, tan altas como su ilusión. Tras el empate en Valencia y la armonía que se vivió, se espera una respuesta parecida tanto de equipo como de afición en la vuelta a casa.

Partidos como el de hoy, con 51 puntos y alejados del drama de la supervivencia y del ser o no ser en la categoría se viven  y disfrutan como algo más, como el hecho de que cargarles del significado que tienen ya es un pequeño triunfo. Pero con la misma tensión y ganas de jugarlo.

Porque hoy jugamos, no de forma mayestática, aunque pueda parecerlo, sino literal, las miles de personas que nos daremos cita en el templo albacetista.