Home

Sol de invierno

El Alba empieza febrero con recibimiento y partidazo

Al Alba También Se Le Hizo Largo

Ha habido una sensación colectiva, como sensorial, de norte a sur y de este a oeste, por la que enero no ha durado 31 días, sino lo equivalente a tres meses.

Y al final de dichos días, frenético. Pero tras la montaña rusa de emociones, está la mayor atracción de todas: un partidazo en el Belmonte. Desde las 14h, el Albacete Balompié recibe en casa al FC Cartagena en uno de los duelos con más alicientes de la 25º jornada de LaLiga Hypermotion.

Porque si enero fue largo, febrero viene con un día extra y emociones fuertes. Y empieza al cobijo del Belmonte. En horario diurno, de nuevo. El sol de invierno tras un enero lleno de primaveras, como rogaba Alejandro Sanz. Con el corazón partío tras un mes difícil de digerir, el Alba empieza a reponerse, con caras nuevas en el plantel e ilusiones renovadas, aunque sin tocar la ambición y la idea.

En la Búsqueda de la Permanencia

Y es que estos jugadores tienen muy claro lo que tienen que hacer para lograr el objetivo. Y su entrenador, también. “Sacaremos esta situación adelante absolutamente todos. Esta plantilla debe llevarnos a la permanencia. Debemos mimarlos, darles cariño y exigirles rendimiento cada fin de semana”, proclamó Albés en la previa del choque.

Están los que son y son los que están. De aquí al final. Hasta el final con todo. Y los que siempre son y nunca dejan de estar son los albacetistas. Recibimiento a la llegada al estadio mediante, la afición quiere dejarle claro a los suyos que están a su lado en pos del objetivo y, de paso, remarcarles a las nuevas incorporaciones que no han venido a un sitio cualquiera.

La Racha de Cartagena

El que tampoco es un cualquiera es el rival de hoy. El Efesé llega en su mejor momento de todo el curso. Tres victorias consecutivas le han permitido pillar tal velocidad que ya ve la luz al final el túnel, a un solo punto de los puestos de permanencia.

Ahí está el Albacete y ahí pretende mantenerse. Para ello ha de darle al interruptor y provocar un click que cambie la dinámica de resultados, que no de juego. Y ningún lugar mejor que un soleado Belmonte para hacerlo.